Soluciones basadas en la naturaleza

La Tecnología

Observando la naturaleza, estudiando su funcionamiento y aplicando nuestra experiencia, le buscamos la mejor solución natural de depuración.

¿Qué son los humedales artificiales?

La respuesta ecológica al tratamiento del agua

Los humedales construidos son lagunas o canales poco profundos con vegetación acuática que depuran el agua residual de forma natural, siguiendo unos procesos y materiales medioambiental y económicamente sostenibles.

Estos sistemas suelen ir precedidos de un tratamiento primario tipo fosa séptica o tanque Imhoff, donde sedimentan las partículas del agua residual, lo que evita la colmatación del filtro del humedal. Estos lodos decantados deben retirarse normalmente una vez al año, mediante camiones cisterna, para ser gestionados en una depuradora mayor.

HUMEDALES CONVENCIONALES

HUMEDALES DE FLUJO HORIZONTAL

El agua circula subterráneamente por un lado, atraviesa el medio filtrante y, ya depurada, sale por el opuesto. El agua suele circular por gravedad. La dotación superficial está entre 4 y 5 m2 por habitante equivalente.

HUMEDALES DE FLUJO VERTICAL

El agua entra a pulsos y circula en sentido vertical atravesando el medio filtrante. Requieren menor superficie, son más eficaces y eliminan amoníaco. Suelen requerir un bombeo para la alimentación. La dotación superficial está entre 1,5 y 2,5 m2 por habitante equivalente.

HUMEDALES “ESTILO FRANCÉS”

Este tipo de humedales se dispone en varias celdas, que son alimentadas a pulsos y alternativamente. No necesitan un tratamiento primario, por lo que acumulan los sólidos en la superficie del humedal. Los lodos se van deshidratando y mineralizando gracias a la acción de las plantas, por lo que su gestión se facilita al no tener que hacer vaciados frecuentes. Son muy adecuados para poblaciones muy aisladas geográficamente, para ahorrar costes de transporte de lodos mediante camiones cisterna. La dotación superficial suele ser de 2 m2 por habitante equivalente.

HUMEDALES AIREADOS

HUMEDALES AIREADOS

Abraza la sostenibilidad con humedales tecnificados.
Revolucionando el tratamiento del agua con humedales más intensivos.

El aporte de aire hace que las reacciones sean más rápidas y efectivas, reduciendo un 50% la superficie necesaria y un 35% los costes de inversión. La dotación superficial está entre 0,5 y 1 m2 por habitante equivalente.

Estos humedales son los más modernos, y están basados en la tecnología FBA® (Forced Bed Aeration).

El sistema Phytocube es un módulo prefabricado de humedal vertical aireado, especialmente diseñado para viviendas unifamiliares de entre 5 y 6 habitantes. Dispone de marcado “CE” garantizando unos parámetros de calidad de agua depurada muy altos. Somos distribuidores de este producto de la empresa Rietland BVBA (Bélgica).

OTRAS TECNOLOGÍAS

Descubre cómo vamos más allá para satisfacer todas tus necesidades.

Abarcamos tecnologías más convencionales para completar los proyectos que así lo requieran. Desde pretratamientos, pasando por tratamientos primarios, tratamientos secundarios más intensivos y equipos de deshidratado de lodos que permitan alcanzar los objetivos de cada cliente.

HUMEDALES DE TRATAMIENTO DE LODOS

Los lodos decantados en los tratamientos primarios (fosa séptica, tanque Imhoff), pueden ser tratados in situ mediante humedales de tratamiento de lodos. Se realiza una configuración de 8 a 10 celdas que se alimentan alternativamente y a pulsos con el lodo generado en las depuradoras. Este lodo se acumula en la superficie del humedal, y las plantas lo deshidratan y mineralizan de forma natural, con lo que se consigue una efectiva reducción del volumen de lodo. De este modo, se puede acumular lodo en la superficie durante 8 a 10 años, ahorrando los consiguientes costes de transporte y gestión a otras depuradoras más grandes.

POR QUÉ ESCOGER TECNOLOGÍAS BASADAS EN LA NATURALEZA

Trabajan para ti y para el planeta

El mantenimiento es muy escaso, reduciéndose a limpiezas de la reja a la entrada de la depuradora, comprobaciones periódicas de las tuberías y a la poda de la vegetación una vez al año.

Puede existir un bombeo de agua en caso de humedales verticales, que sería el único gasto energético. Con humedales horizontales se puede aprovechar la fuerza de gravedad y conseguir una depuradora sin gasto energético. Se puede ahorrar entre un 90% y un 100% de la energía.

La lámina de agua está sumergida, con lo que se evita la generación de olores y la proliferación de insectos.

El sistema es totalmente natural y no necesita adición de productos químicos de manera habitual. Además produce un 50% menos lodos que un proceso con aireación.  Todo esto abarata la gestión.

Perfecta integración en el paisaje, huyendo de la típica imagen de una depuradora de agua.

APLICACIONES

Back to Top